miércoles, 3 de diciembre de 2014

UNA CARRERA BIEN ORGANIZADA

Hacía días que no corría una carrera de montaña tan bien organizada como la de este domingo. Ver que está todo controlado al 100% y que no han dejado ningún cabo suelto, te da la tranquilidad de que tú exclusivamente te has de limitar a correr, ellos se encargan de todo lo demás.

Desde el mismo momento en que arranca la carrera ya ves que todo va a ir por buen camino ya que unos metros por delante del grupo de cabeza va la bicicleta abriendo paso. Van pasando los kilómetros y ves que en los puntos conflictivos tienes voluntarios. Que gran trabajo el de los voluntarios, sin ellos sería casi imposible poder correr las carreras. Gente que por amor al arte, se van a pegar las próximas 3 horas en un cruce viendo pasar corredores e indicarte para que no te pierdas. Y eso que las condiciones climatológicas echaron para atrás a más de un corredor, pero a ellos les dio igual. Estaban repartidos por todo el recorrido.

Mira que yo soy torpe en este tipo de carreras y que siempre me acabo perdiendo en algún punto, pues el domingo era imposible. Todo bien marcado con cintas y flechas en el suelo y para rematar la faena, no había visto tantos voluntarios en una misma carrera de este tipo. Pero es que, además de darte ánimos, te avisaban de posibles imprevistos que haya: “Cuidado con esas rocas, cuidado con las raíces, tened cuidado que en pasar esos arbustos vienen una curva cerrada con piedras,…” Como os he dicho, así da gusto.

También sea dicho, en otras carreras voy más centrado en correr, correr y correr, y me pasa que no me entero de muchas cosas que hay alrededor. En esta iba un poco más centrado en hacer un entrenamiento exigente (con dorsal siempre nos exprimimos más aunque nos la tomemos con más calma) y sumar kilómetros a las piernas, que por cierto ayer aún se quejaban un poco de las cuestas y es que las pobres llevaban unas cuantas semanas de asfalto.

Está claro que no le puedes dar las gracias a todos, pero intentaba saludar a todos los voluntarios que me cruzaba porque estoy seguro que con un “hasta luego y gracias”, que a nosotros no nos cuesta nada, a ellos seguro que les echa un cable para aguantar mejor la larga espera.

Como anécdota, sobre el km 20 adelanté a un grupo de 4 personas que iban andando por el camino (no se si eran de la ruta senderista o que habían salido a dar un paseo), la cuestión es que cuando pase a su altura les dije: “hasta luego” a lo que me contestó una de las mujeres: “Mira este chaval que majo, el primero que nos saluda de todos los que han pasado” , un detalle que es una chorrada, pero que consiguió que se me dibujase una sonrisa pese a que las piernas ya empezaban a estar cansadas.


Poco más os puedo decir… ¡ah sí! el picoteo y barra libre de después de la carrera en el pabellón, todo un lujazo para reponer fuerzas. Estoy seguro, que todos los que coincidisteis allí conmigo, tendréis mi misma opinión: carrera 100% recomendable.

Nada más por esta semana, que como el finde es puente, os doy fiesta hasta el miércoles que viene. Que aprovechéis bien este finde de 3 días, sobretodo para salir a hacer deporte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario