domingo, 23 de noviembre de 2014

APROVECHANDO EL BUEN TIEMPO

Qué ganas tenía de poder salir a entrenar el fin de semana sin la necesidad de madrugar más que para ir a trabajar. El poder entrenar a las 10 de la mañana y no sudar la gota gorda. El salir al mediodía a entrenar por los caminos de Villanueva sin achicharrarme en el intento. Y todo esto porque ya ha empezado a refrescar.
 
Siendo egoísta y pensando exclusivamente en lo que más me gusta, por fin las condiciones para entrenar son  las ideales bajo mi criterio. Si todo va bien y no vuelve a cambiar, nos esperan 5-6 meses en los que podremos disfrutar de nuestra ropa de abrigo para entrenar (que para algo nos gastamos una pasta en ella).
 
Ahora ya estoy con mi rutina habitual, la rutina que llevo de mis entrenamientos entre semana a mediodía, las series en el parque, las quedadas y entrenamientos en fin de semana sin tener que estar preocupado por el tiempo que va a hacer. Si llueve o hace viento, pues siempre tiene solución, pero cuando el sol aprieta te da igual hidratarte como es debido, la sensación de pesadez y de ser incapaz de trotar a un ritmo decente sin tener que parar cada 20 minutos buscando una sombra, no tiene solución.
 
Y aprovechando el buen tiempo que ha hecho este finde (aunque hoy al final las temperaturas han subido un poco), ayer tocaban una cuantas series para ir afinando de cara a próximos dorsales y hoy tocaba una tirada más o menos larga. Digo más o menos larga porque han sido sólo 18kms con algo de montaña, pero es que las piernas no andaban muy finas después del tute que llevaron ayer en las series. Eso sí, disfrutando de las vistas tan impresionantes que tenemos por el Bajo Aragón.
 
 
Ahora toca seguir aprovechando el buen  tiempo y llegar lo mejor posible a este finde que toca pincharme el que seguramente sea el penúltimo dorsal del año. El miércoles os cuento un poco más sobre ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario