domingo, 1 de junio de 2014

TMT25 NOCTURNA

En primer lugar quiero dar mi enhorabuena a organización y voluntarios por el finde perfecto que han organizado. Organizar 1 carrera nocturna y 6 carreras a la vez al día siguiente no es nada fácil y lo habéis hecho de lujo. Que hayáis cometido algún fallo, pues posiblemente como todos, pero con las ganas que le ponéis no se os puede poner una sola pega. Dad por hecho que si la TMT es pgrande, es gracias a todos vosotros. Por cierto, muchas gracias por la chaqueta Antonio, me libraste de que pillase un buen resfriado, eres un crack, mejor dicho, un Iroman.

Y antes de contar como ha ido la primera de las carreras, quiero felicitar a muchísimos amigos que han conseguido sus retos (Corredores del Ebro, Andandaeh, Correcaminos y muchos más), pero sobretodo a dos cracks que han estado corriendo y otro ayudando.

Por un lado a Ricardo que cuando estaba saboreando el pódium la suerte le dio la espalda y tuvo que abandonar, pero ahí llegaba Gonzalo liderando la TMT50 y decidió dejar pasar la oportunidad de ganar la carrera por ayudar a su compañero y amigo, eres muy grande Gonzalo.

Y por otro lado a David, un tío que siempre me ayuda con sus consejos y se alegra casi más que yo de mis logros. Al que cuando tengo una duda es al primero que pregunto y siempre está pendiente de que de el 100% en las carreras. Tengo muchas ganas de que por fin te recuperes y podamos compartir entrenos y carreras, acuérdate que tenemos pendiente que te haga de liebre en la maratón de Valencia jejeje!!!

Dicho todo esto, voy al asunto y os cuento como ha sido la experiencia de mi primera carrera nocturna:

Hay veces que los planetas se alinean y suceden cosas difíciles de explicar, pues algo así tuvo que pasar este finde. Era un finde distinto, en el que el objetivo era ver como respondían las piernas a 2 carreras con apenas recuperación por el medio. Dentro de la dificultad, elegí la más "fácil", que era correr el segundo día la hermana pequeña de las carreras que había, así si pinchaba, que el bofetón no fuese tan grande... Pero bueno, voy a empezar por el principio.

Me presentaba  el viernes por la noche acompañado de Álex dispuestos a hacer algo distinto, ya que yo estoy poco acostumbrado a correr por la noche (en todo el año sólo había hecho un entrenamiento nocturno), pero Álex aún menos ya que era su debut nocturno, buena forma de debutar, 25kms por pistas y sendas y con alguna que otra cuesta.


Mi objetivo era estar lo más adelante posible desde el principio, siempre y cuando el grupo de cabeza no llevase un ritmo demasiado alto y pagase el esfuerzo en el tramo final de la carrera.

Después de un breve calentamiento, todo preparado para que den la salida. Cohetes, la cuenta atrás y a la faena. El primer tramo de la carrera, hasta el kilómetro 10 pica hacía arriba por lo que hay que llevar un ritmo ligero, pero no sofocante ya que hay que llegar bien al tramo del 10 al 21 que son prácticamente llanos. Los últimos 4kms tienen una subida muy dura y luego ya empieza la bajada  hacía La Puebla.

Nada más empezar ya me pongo en la parte delantera para tantear el panorama, somos 3 los que formamos el grupo y hay que ir con cabeza y muy pendiente del suelo, una mala pisada y se puede ir todo al traste. Me pongo detrás de ellos 2 y les dejo que lleven el ritmo, yo voy cómodo y es lo que me importa, me esperan 2 horas de carrera y hay que hacerla con cabeza.

Poco antes de llegar al kilómetro 3 uno de ellos se descuelga, la verdad es que el ritmo es rápido ya que pese al cierzo y que es subida pasamos el km4 y primera mirada al reloj (joder vamos a poco más de 4min/km de  media, espero no pagarlo). Seguimos subiendo y parece que mi compañero de carrera decide levantar un poco el pie del acelerador, a lo que yo respondo haciendo lo mismo pese a encontrarme muy bien, aprovecho para echar el primer vistazo hacía atrás, parece que hemos abierto un buen hueco, a ojo calculo que algo más de un minuto.

Llegamos al tramo de senda sobre el kilómetro 7, nos espera un kilómetro en el que hay que ir con los ojos bien abiertos por lo que decido separarme un poco para ganar visión y evitar algún percance. Sigo al mismo ritmo que mi compañero pero a unos 10 metros, lo bueno es que las sensaciones siguen  siendo muy buenas.

Se acaba la senda y toca seguir subiendo unos 2 kilómetros más, recupero la distancia perdida y me pongo a la par de él y me da la sensación de que empieza a pagar el esfuerzo, echo un vistazo hacia detrás y parece que el grupo de detrás nos ha recortado algo por lo que al llegar al kilómetro 9 ya sólo queda una subida y hasta el 21 son pistan anchas con alguna subida pero recorrido rápido, así que decido atacar.

El cambio de ritmo pilla por sorpresa a mi compañero que parece que no entra al trapo y decide dejarme ir, así que hay que aprovechar y abrir el mayor hueco posible. Van pasando los kilómetros y me encuentro muy bien, la gran mayoría son por debajo de 4min/km y eso hace que poco a poco la distancia cada vez sea mayor hasta llegar al punto de mirar detrás y no ver ninguna luz por detrás.

Pese a que la ventaja parece buena, quiero aprovechar que me encuentro bien y no bajo el ritmo hasta que llega la sorpresa en la bajada del kilómetro 13. Echo una mirada al reloj ya que me da la sensación de que estoy rodando muy rápido y de repente ¡¡¡zas!!! piso mal en una pequeña zanja y me voy de morros al suelo, vaya leñazo... Me levanto lo más rápido posible que puede, la caída ha sido fuerte ya que iba muy rápido, me duele el tobillo que me he torcido, pero sobretodo la rodilla.


Saco el botellín y me tiro un poco de agua por la rodilla que tiene bastante sangre y es cuando empiezo a echar  pestes por la boca, con lo bien que pintaba la carrera no se me puede escapar así... Decido seguir tirando rápido para por lo menos mantener la distancia pero me preocupa que aún queda media carrera y se me puede hacer muy larga.

Por suerte, parece que no es muy grave ya que puedo seguir a buen ritmo, pero las molestias están ahí. Aprovecho los giros en los cruces para echar un vistazo hacía detrás y veo que la distancia sigue siendo buena ya que veo luces a lo lejos. Para mi pienso: "Venga Víctor, si no ganas hoy no ganarás nunca".

Llego al km22 con su gran subida al pilón, madre mía que larga se hace, pero al fin llego a la cima, aprovecho a coger aire, trago de agua y vistazo hacía detrás, ninguna luz, que alegría. Ahora toca bajar los últimos 3kms con cuidado, no vaya a tragar tierra otra vez. Además tengo que hacer un par de paradas ya que se me suben los gemelos (el desgaste del 10 al 22 tenía que salir por algún lado).

Llego al 24 y por fin estoy en La Puebla, que cara de felicidad tengo que llevar... Esto está hecho voy a ganar. Llego a la meta y consigo parar el crono en 1:44:51, ni  yo me lo creo, me ha salido una media de 4:11min/km en una carrera nocturna con más de 400mts de desnivel y con tortazo por el medio.


Objetivo cumplido pero con más sufrimiento de la cuenta, pero el esfuerzo ha valido la pena, mañana que sea lo que Dios quiera... Me voy a casa con mi trofeo de primer clasificado, una muy buena bolsa de corredor (ya podían aprender otras carreras), cenado y  con un regalazo  que daban al ganador de las 3 carreras más importantes, unas plantillas de Podoactiva a medida (valoradas en más de 200€) que Alba va a disfrutar, que yo ya tengo las mías jejeje!!!

Y para que no se os haga muy pesado el blog (que hoy ya me he  alargado demasiado, será por la euforia), el martes os cuento como fue ayer la de 12 después del palizón del día de antes. No os lo perdáis!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario