domingo, 8 de junio de 2014

"LA CAIXA" 10K DE ZARAGOZA

Hoy ha tocado pincharse el último dorsal de asfalto de la temporada con la única idea de ser sub35. Pese a las carreras del fin de semana pasado, me encontraba muy bien física y anímicamente, pero no todo depende de nosotros.

Este año no hemos tenido la suerte que tuvimos el año pasado con el tiempo, un día nublado con algo de lluvia y una temperatura perfecta para correr. Este año ha tocado calor, mucho calor y eso nos ha pasado factura a todos.

Después de estar toda la semana bebiendo mucha agua para ir bien hidratado a la carrera y descansado ya que no había hecho apenas kilómetros debido a las molestias en la rodilla y que venía con bastante tute de la TMT, me encontraba preparado para conseguir ser otra vez sub35, algo que ha durado hasta el km5.

Pero vamos a empezar el principio.  Después de calentar con Jorge durante unos 15 minutos y hablar de cómo plantear la carrera, nos dirigimos a la salida donde es casi imposible acceder. En el hueco de sub40 no cabe ni un alfiler debido a que mucho corredores con dorsal como rojo (tiempo entre 40-45) se han puesto en nuestro cajón ya que no hay nadie para controlar el acceso...

Dan el pistoletazo de salida y a la faena, primero 500 metros muy rápidos para coger una buena posición y a poner la velocidad de crucero. Me encuentro bien, muy bien y voy tirando del grupo los 4 primeros kilómetros donde tengo que levantar el pie del acelerador en el km2 ya que me estoy acelerando más de la cuenta.

 
Llego al paso de mitad de carrera, todo perfecto, buenas sensaciones y paso en un crono de 17:27 que está muy bien teniendo en cuenta que voy 3 segundos por debajo de lo previsto. Aprovecho el avituallamiento para echarme agua por las piernas y la cabeza, además de echar un trago y es que la calor ya empieza a apretar.

Llego al km6 y ya no voy tan cómodo, el cuerpo empieza a notar el calor y tengo que bajar el ritmo, hay que dosificar un poco, sino los últimos 2kms voy a sufrir de lo lindo. Llegando al km7 me cruzo con los corredores que van por el 5, muchas caras de sufrimiento y es que el calor nos está pasando factura a casi todos.

Pasan los kilómetros y el ritmo que llevo está lejos del objetivo, todo pinta que voy a ser sub36 "pelao" pero para lo mal que me defiendo con altas temperaturas, no me puedo quejar. Por fin veo el arco de meta, intento echar el resto pero veo que las piernas no están para mucha juerga y decido mantener el ritmo y parar el crono en 35:54. 

 
Pese a estar lejos de mi objetivo, es mi tercera mejor marca a 1 segundo de la segunda, por lo que no me puedo quejar. Además llegar el 37 de 4.000 corredores que no está nada mal. Una vez en la meta coincido con Abraham, Jorge y algunos amigos más que como yo buscaban el sub35 y se han quedado con las ganas.

La gran pregunta que nos hacemos es ¿porque no ponen la carrera a las 9? Evitarían tener que atender a muchos participantes, ya que no es lógico poner en junio una carrera a las 10 de la mañana, cuando en muchos otros sitios hay carreras en invierno y se ponen a las 9 de la mañana. Ellos sabrán el motivo, pero a mí no me queda claro, porque si quieres que venga gente a intentar bajar marca, las condiciones no son las óptimas. Según he leído han más de 200 corredores por lipotimias y golpes de calor.

Para ver como nos afecta a todos, el gran Eliseo Martín venía en busca del récord de la prueba y se ha quedado a más de un minuto de conseguirlo, si a un tío preparado como a él le ha pasado factura, imaginaos a todos los populares que corríamos hoy...

Pues esto es todo amigos. Hoy no toca pizza, que se le va a hacer. Ahora toca guardar las Boost hasta septiembre porque toca montaña, sólo montaña los próximos 2 meses. Que empecéis bien la semana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario