jueves, 14 de noviembre de 2013

DETALLES

Aunque parezca una tontería, el simple hecho de que te pregunten que tal estás cuando algo no va bien gusta a todo el mundo. Ese gesto se agradece y eso es lo que me ha pasado a mí.

Está claro que no me pasa nada grave, es una pequeña molestia en la rodilla, pero entre mensajes en Facebook (tanto en mi muro con en el grupo de los Correcaminos y los Corredores del Ebro), Whatsapps y en el blog, mucha gente se ha interesado por mí y me ha dado consejos y ánimos para ayudarme en la recuperación y estar pronto a tope.

Como ya he dicho, no es nada grave, pero todos los que practicamos algún deporte sabemos lo que fastidia el tener que dejar apartado por unos días lo que más nos gusta hacer. Y es que si no sales ese rato a desconectar de todo y parece que te falta algo.

A mí personalmente, las 2 horas que tengo al mediodía, si no salgo a correr se me hacen eternas, aunque esta semana no me ha fastidiado tanto porque con el cierzo que está soplando, si hubiese salido a entrenar me tendría que haber echado un par de piedras a los bolsillos.


Después de estos 4 días de parón, hoy he salido a trotar suave 30 minutos y no he tenido ninguna molestia. Mañana probaré otro rato y si todo va ok, iré volviendo poco a poco a la rutina de los entrenamientos con la vista puesta en el próximo día 1 de diciembre en la carrera de Mularroya. Sino, un par de sesiones de bici para matar el gusanillo y a esperar que todo vuelva a la normalidad.

Por último dar la enhorabuena a mi amigo David, que le han confirmado que tiene el menisco en perfecto estado, así que en 2014 va a dar mucha guerra, ya lo veréis.

Que paséis buen finde y el domingo os cuento si ha habido sesión de bici o running…


No hay comentarios:

Publicar un comentario