domingo, 14 de julio de 2013

RUNNEANDO POR LA PLAYA

Este finde tocaba cambio de aires, por fin iba a pisar la playa. Lo que tenía claro era que en el equipaje venían conmigo las zapatillas, aunque han sido dos entrenamientos bastante suaves, ya que había que aprovechar la escapada.

Ayer tocó salir a rodar con Alba así que para evitar el calor salimos pronto y gracias a que a primera hora de la mañana el día salió nublado el entrenamiento se hizo más llevadero. La verdad es que estar corriendo por el paseo a unos 20 grados es una gozada. Además había muchísima gente haciendo deporte.

Hoy la cosa ha sido muy distinta, tocaba salir sólo y debido a ello, se me han pegado las sábanas y he salido a entrenar a las 9 y media, el cuerpo me pedía dormir un poco más ya que he estado toda la semana levantándome como tarde a las 6 y media. Nada más poner el pie en la calle me doy cuenta de que hoy de disfrutar poco, el sol le pega con ganas, hay unos maravillosos 31 grados y ni una gota de aire...

La intención era hacer unas dos horas, pero me ha sido imposible, me agobio mucho con el calor y se me hace el entrenamiento muy pesado. Al final he hecho poco más de 10 kilómetros en 50 minutos y para casa. He acabado bastante disgustado, pero a la hora que he salido, era una locura.

Esta semana toca tomar una decisión acerca de lo que voy a hacer el día 27, ya que quedan 2 semanas y no lo tengo nada claro. Como ya he dicho, no estoy en condiciones de hacer la maratón ya que no me siento con fuerzas para una carrera tan exigente y de tanta duración, así que puede que el final de la temporada se adelanté unos días.


Ahora a descansar y a empezar la semana de la mejor manera posible. El martes espero tener decidido que hacer y os lo cuento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario