martes, 12 de marzo de 2013

ERRORES DE NOVATO



Son errores de los que sueles salir escarmentado, errores de los que no se te olvidan para otras carreras. Son pequeños detalles, pero que en carreras tan exigentes pasan factura. Y eso es lo que me pasó a mí el pasado domingo en la carrera del Ebro, cometí varios fallos, que unidos al virus que cogí de la tripa, hicieron que la carrera fuese aún más dura de la cuenta.

En primer lugar, regla número 1 del runner: “nunca estrenes ropa el día de la carrera”, pues la primera en la frente. Soy un poco impaciente y como me compré las mayas Hoko Sayonara el viernes, no podía esperar a estrenarlas… Así que me las puse en la carrera, la cuestión fue que al ser compresivas sentía en las piernas demasiada presión ya que estoy acostumbrado a correr con mayas normales. Este fin de semana entrenaré con ellas en la tirada larga para ir acostumbrándome y así en Teruel el día 24 le daremos otra oportunidad. Lo que más me gusto es que no se me suben en la parte de la rodilla, ya que la goma de la parte de abajo sujeta a la perfección, y los 2 bolsillos laterales van bien  para llevar algún gel (yo no suelo usar, pero no viene mal tener el bolsillo).


En segundo lugar, las zapatillas La Sportiva Wild Cat 2.0, no eran las adecuadas para la ocasión y la culpa fue mía porque no las había probado nunca en montaña. Son perfectas para las salidas que hago de una hora por los caminos, incluso para tiradas largas como la TBCI, pero siempre sin grandes desniveles. En las subidas el agarre es bueno, pero el problema está en que en los descensos, la parte delantera no la llevo bien sujeta por lo que los dedos me acabaron hechos polvo de golpearlos contra la puntera de la zapatilla. Está claro que para Teruel volveré a utilizar las Saucony Xodius 3.0, que tan bien me fueron en Arbeca y tiradas largas por montaña.

Y por último, el día antes de la carrera. Esta bien que se salga un rato a estirar las piernas, que se haga un rodaje “suave”, pero eso tiene que ser. Yo no sé salir suave si no voy con alguien que me marque el ritmo por lo que pegué 5 km a 5 min/km y luego otro kilómetro a 4:10. Ha esto le sumas, que por la tarde sales a dar una vuelta pese a no estar bien de la tripa y te pegas 2 horas pateando un centro comercial… No es el día de descanso ideal previo a una carrera.

Está claro que de los errores se aprende y que después de todo lo que me pasó, el resultado final fue mejor de lo que me merecía, ya que casi todos los fallos eran evitables y en caso de no haber estado con el problema del estómago, me hubiesen fastidiado la carrera por fallos de principiante. 


Al final he quedado el 71 de 900, mucho mejor de lo esperado. Por lo que ahora ya, en frío, me doy cuenta de que los entrenamientos están dando resultado y que estando al 100% podría haber estado entre los 40 primeros, que teniendo en cuenta que había bastante nivel, hubiese sido un muy buen resultado.

Ahora toca un par de días de descanso y volver a la rutina recuperado. A ver si el sábado engaño a Alex para hacer una subida al desierto y así entrenar los dos para Teruel.

Hasta el jueves!!!

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si no me quejo del resultado... Lo que hago una reflexión, que seguramente a más de uno le ayuda para sus carreras jejeje!!!

      Eliminar
  2. Y sabes lo mejor de los errores de novato? Que por mucho tiempo que llevemos corriendo, los seguimos cometiendo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! El hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces en la misma piedra... De todas formas, yo aún sigo siendo novato...

      Eliminar