lunes, 25 de marzo de 2013

CARRERA POR MONTAÑA CIUDAD DE TERUEL



Ayer fui a correr la II edición de la Carrera por montaña Ciudad de Teruel. Una carrera, en la que sólo nos inscribimos 143 participantes, algo que me llamó mucho la atención, ya que estoy acostumbrado a participar en carreras de al menos 500 corredores. Pero conforme iban pasando los kilómetros me dí cuenta del porque éramos tan pocos. Pero vamos a empezar por el principio…

A las 8 y media llegamos a Teruel Carlos, Alex y yo. La temperatura perfecta, unos 10ºC y sin nada de viento. Fuimos a recoger el dorsal y tras un breve calentamiento, nos dirigimos a la línea de salida. Nada más llegar a la salida, control de dorsales para comprobar que estábamos todos, un buen detalle por parte de la organización.


A las 9 y media dan el bocinazo de salida. Primer kilómetro prácticamente llano por camino y ya empezamos a subir. Los 6 primeros se escapan y detrás de ellos formamos un grupo de 4 corredores. Hasta el kilómetro 5 aguanto con ellos, pero veo que el ritmo es demasiado fuerte y prefiero dosificarme, ya que quedan muchos kilómetros por delante. Además me adelantan 6 corredores que llevo justo detrás.

Parada rápida en el primer avituallamiento, kilómetro 5 y medio, un trago de agua y a seguir, mientras estoy parado me adelanta un grupo de unos 7 corredores que no paran. Hasta el kilómetro 7 es todo subida, con alguna cuesta en la que es imposible correr, llego a este punto de la carrera más cansado de lo esperado, pero con la intención de recuperar en los 4 kilómetros que vienen de bajada. El problema es que son bastantes técnicos y es imposible relajarse para evitar algún percance.

Sigo en solitario hasta el kilómetro 11, que justo después del avituallamiento que había medio kilómetro antes, me cogen 3 corredores a los que me engancho y tiro con ellos durante los siguientes 3 kilómetros de subidas en los que nos toca a ratos andar, ya que el cansancio hace mella. Llegamos juntos al avituallamiento del kilómetro 15 y después de un kilómetro de subida, hay una bajada con gran desnivel y muy técnica. Veo que voy más rápido que ellos y me dejan pasar. La verdad es que les saco bastante distancia en la bajada y aprovecho que vienen casi 2 kilómetros de camino picando hacia arriba para apretar y rodar por debajo de 5min/km y adelantar a otro corredor.

Justo antes de llegar al kilómetro 18 y nos avisan de que en pocos metros hay una bajada. Algo falla, o el reloj me ha marcado mal o el recorrido no es de 24 kilómetros, porque según el perfil de la carrera, la última subida acababa en el kilómetro 20. Los siguientes 4 kilómetros nos encontramos con corredores de la carrera de 10k que han organizado como alternativa. Llego al último kilómetro que ya es por camino y veo que no tengo a nadie por delante ni por detrás, por lo que no fuerzo y me dejo llevar hasta la meta. Al final me han salido 22 kilómetros en 2 horas 14 minutos, ritmo promedio de 6 min/km.

Hablando con los corredores en meta, me confirman que a ellos también les marca sobre 22 kilómetros con 1.029 metros de positivo, por lo que el Ambit no ha fallado. Me acerco a la mesa de la organización y me confirman que he llegado el 22, así que no me puedo quejar. Alex y Carlos han hecho prácticamente toda la carrera juntos aunque el último tramo, Alex se encuentra con fuerzas echa el resto y consigue bajar de las 3 horas. Al final los 3 acabamos bastante cansados y coincidimos en que es una carrera muy dura, pero a la vez satisfechos de haber acabado sobre lo previsto.


Una vez acabada la carrera, te das cuenta de porque hay pocos inscritos, ya que es una carrera muy dura, para mí, la más dura de las que he corrido hasta ahora. También me he dado cuenta de que en montaña voy bastante bien. Además he mejorado mucho el tema de bajar rápido por tramos técnicos, ya que era una de mis asignaturas pendientes.

Referente a la organización, ninguna queja. Todo bien organizado, mucha gente en los desvíos para que no hubiera problemas. Los avituallamientos bien indicados y con todo lo necesario. Y después de más de 2 horas corriendo por el monte, que te estén esperando en la meta y te den la mano y la enhorabuena, os puedo garantizar que se agradece. Además muchísimos fotógrafos durante todo el recorrido, así que cuando cuelguen las fotos en la web, las pondré en la “Galería Runner”.

Y sobre el material que utilicé, a última hora decidí ponerme debajo la camiseta térmica, algo que no había hecho nunca en carrera y la verdad, fue perfecta. Me la compré en el Decathlon por 15 € si no recuerdo mal y es muy cómoda, os la recomiendo.

Las zapatillas, esta vez no me la jugué y me calcé las Saucony Xodus 3.0, una garantía. Gran agarre, ligeras y ningún tipo de dolor. Está claro que cuando las tenga que jubilar, repetiré.

Y las mallas, otra oportunidad a las Hoko Sayonara y la verdad que no he quedado contento del todo. No se si es obsesión mía, pero me dan sensación agobio. Sobretodo en los primeros kilómetros, luego parece que las piernas se acostumbran y ya voy más cómodo.

Esta semana será un poco de transición y poder disfrutar de la Semana Santa, aunque está claro, que por lo menos 3 días saldré a correr… Luego me pondré las pilas para la 10k de Alcañiz del día 21 de abril y la media maratón de Zaragoza del 12 de mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario