domingo, 10 de marzo de 2013

CARRERA DEL EBRO

Cuando algo empieza mal, es fácil que acabe mal. Ésta podría ser la frase de este fin de semana. El sábado por la mañana aproveché que tenía que ir a buscar el dorsal, y salí 30 minutos a correr muy suave y así estirar las piernas. Todo fue sin problemas y me fuí para casa, pero cuando estaba llegando me entraron unos fuertes dolores de tripa que me obligaron a pasar un buen rato en el wc. Algo me había sentado mal...

La mañana del sábado la paso prácticamente en el baño y después de comer, me echo la siesta para ver si me recupero. Me levanto bastante mejor, pero no me quito las molestias. La tarde transcurre tranquila y después de la ración de pasta para cenar, a la cama.

Me despierto antes de que suene el despertador, algo habitual en mí los días de carrera y veo que la cosa no va todo lo bien que esperaba... Sigo con las molestias y visitas al wc. Después del desayuno habitual, zumo y cereales, me voy hacia el CAD con la una única idea en la cabeza: "en estas condiciones la carrera se me va a hacer muy larga". 

La media hora previa a la carrera, la paso gran parte en el baño, donde al final opto por el plan B, tomarme el Fortasec que me ha dado Alba. Y voy a calentar un rato a un ritmo muy suave.


A las 9 en punto da salida la carrera y empiezo a un ritmo alegre, los primeros 4km sobre 4min/km aprovechando que es prácticamente llano. Cuando empieza el desnivel, empiezo a dosificarme un poco y los kilómetros transcurren bien. El problema llega sobre el km 8, cuando me empiezan otra vez los dolores de tripa... y sólo de pensar que me quedan 22 kilómetros en estas condiciones, la moral se me cae por los suelos.

Los kilómetros empiezan a hacerse muy largos, ya que he bajado bastante el ritmo, las cuestas las hago prácticamente todas andando, ya que el cuerpo no responde. Me adelanta muchísima gente y la moral la tengo por los suelos, no hay manera de correr decentemente, no puedo. Nunca había sentido esta sensación de impotencia.

Los últimos 4 kilómetros son llanos y consigo llevar un ritmo de 4:30min/km a duras penas, pero la meta esta cerca y hay que llegar cuanto antes. Al final paso la línea de meta en 2h 17min (ritmo promedio de 4:35min/km).


Pensándolo fríamente, si mi peor carrera en año y medio que llevo, es quedar entre los 100 primeros de 900, tampoco me puedo quejar. Pero estaba mal acostumbrado porque me habían ido muy bien todas las carreras.

Referente al material utilizado, 2 apuntes: las mayas Hokoo Sayonara, ni bien, ni mal. No puedo decir que me hayan ido bien, a la vista esta el resultado, pero tampoco tienen la culpa de mis problemas intestinales. Próxima prueba dentro de 15 días. Y las zapatillas LaSportiva Wildcat Cat 2.0, al igual que en la TBCI me fueron perfectas, hoy en los descensos lo he pasado muy mal, ya que no me ajustan bien el pie y he acabado con los dedos gordos hecho polvo.

La nota positiva de la carrera es que, como este recorrido era nuevo, no tenía referencias de tiempos , por lo que no ha habido la apuesta de cena y me he librado del puré...

Ahora toca descansar hasta el miércoles o jueves y recuperarme al 100% para preparar la carrera de dentro de 2 semanas en Teruel y quitarme la espina de hoy.

Que tengáis buena semana, el martes estaré otra vez por aquí!!!

2 comentarios:

  1. MENOS MAL, SI LLEGAS HA IR BIEN....ANIMO MUCHACHOTE QUE ESTA MUY BIEN CAMPEON. FELICIDADES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David!!! Ahora a cargar las pilas para la próxima!!!

      Eliminar